Artist Statement

I was born in Bogotá, Colombia and my upbringing in Latin America became the earliest and one of the strongest influences in my art. Early on, I was introduced to a rich and proud cultural tradition whose contemporary art found clear inspiration in its colonial past.  Yet it was in the work of modern abstractionists that my love for art truly began. I realized that art could not only serve as a tool for capturing society’s historical legacy, but also its emotional development.

 

A B.A. from the University of Maryland and an M.F.A. from the Hoffberger School of Painting at the Maryland Institute College of Art gave me the needed time to further study theories of color and aesthetics in abstract art particularly at the turn of the 20th century. Artists like Kandinsky, Miro, and Mondrian held my attention through clean and vivid compositions, distinctive use of form and color, harmonies as central motifs, and an uncanny ability to evoke intense feelings.

  

The close affinity to well defined systems and need for self expression led me into the realm of geometric abstraction. Principles in perception mainly those dealing with order, harmony and repetition through line and color were used to synthesize personal experiences from differing local realities.                                                                                                                                                                                      

I employ acrylic, time and refined processes to create paintings whose fundamental interest is the achievement of visual equivalences through contrasting opposites, to allow the observation and recognition of relationships between substructures through surface development, and to delineate ideas of inclusion through terms of exclusion. Through the journey, each work becomes deeply personal, transactional, and, if successful, self-sufficient in its new narrative. The immediacy between the artist and the final piece is finely tuned in order to enhance the exploration and reception of the many and ever present relationships that arise in the work. Without the urge to become cognizant of a maker, the viewer is free to study the work. The work of art will not only serve as a critical exponent of perceived visual principles but also as a potent bearer of time, personal experience and human expression.

 

Declaración del Artista

                                                                                                                                                                                                                                                         Nací en Bogotá, Colombia, y mi educación en América Latina se convirtió en la primera y una de las más fuertes influencias en mi arte. Muy pronto, me introduje en una rica y orgullosa tradición cultural cuyo arte contemporáneo encontró una clara inspiración en su pasado colonial. Sin embargo, fue en el trabajo de los abstraccionistas modernos donde mi amor por el arte realmente comenzó. Me di cuenta de que el arte no sólo podía servir como herramienta para capturar el legado histórico de la sociedad, sino también su desarrollo emocional.

 

Una licenciatura de la Universidad de Maryland y una maestría de la Escuela de Pintura Hoffberger en el Instituto de Arte de Maryland me dio el tiempo necesario para estudiar más a fondo las teorías del color y la estética en el arte abstracto, especialmente a principios del siglo XX. Artistas como Kandinsky, Miró y Mondrian mantuvieron mi atención a través de composiciones limpias y vívidas, el uso distintivo de la forma y el color, las armonías como motivos centrales, y una habilidad extraordinaria para evocar sentimientos intensos.

 

La estrecha afinidad con sistemas bien definidos y la necesidad de autoexpresión me llevaron al reino de la abstracción geométrica. Los principios de percepción, principalmente los que se refieren al orden, la armonía y la repetición a través de la línea y el color, se utilizaron para sintetizar experiencias personales de diferentes realidades locales.                                                                          

Utilizo el acrílico, el tiempo y procesos refinados para crear pinturas cuyo interés fundamental es el logro de equivalencias visuales a través de opuestos contrastantes, para permitir la observación y el reconocimiento de las relaciones entre subestructuras a través del desarrollo de la superficie, y para delinear ideas de inclusión a través de términos de exclusión. A través del viaje, cada obra se vuelve profundamente personal, transaccional y, si tiene éxito, autosuficiente en su nueva narrativa. La inmediatez entre el artista y la pieza final se afina para mejorar la exploración y la recepción de las muchas y siempre presentes relaciones que surgen en la obra. Sin el impulso de conocer al creador, el espectador es libre de estudiar la obra. La obra de arte no sólo servirá como exponente crítico de los principios visuales percibidos, sino también como un potente portador de tiempo, experiencia personal y expresión humana.